LETRINAS

LETRINAS SECAS – KOMUN LEHORRAK

En muchas zonas rurales de Uganda, al igual que en Buikwe, existe la necesidad de mejorar el saneamiento y agua de escuelas y comunidades. Sobre esta necesidad se diseño la siguiente respuesta.

Las letrinas secas o Ecosan, gracias a su diseño, permiten aislar las heces de la orina y usarlas como abono (previo tratamiento de higienización y compostaje). Entre los años 2013 y 2018, construimos una letrina de este tipo en cada escuela.

Desde entonces, cada año nuestro coordinador local Jimmy Katende realiza unos talleres formativos en cada escuela donde los alumnos y alumnas recuerdan la necesidad de añadir una cubeta de ceniza (procedente de la cocina de leña escolar) para deshidratar las heces y elevar su pH, eliminando así malos olores y patógenos fecales (según análisis realizados en los laboratorios de Neiker-Tecnalia). Cada año, repartimos guantes y mascarillas para que puedan sacarlo con seguridad cuando el depósito inferior está lleno.

Ugandako landa eremu askotan, Buikwen bezala, eskola eta komunitateetako ura eta saneamendua hobetzeko beharra dago. Behar horri erantzunez proposamen hau diseinatu da.

Komon lehorrek edo Ecosanek, beren diseinuari esker, gorozkiak gernutik banatzea eta ongarri gisa erabiltzea ahalbidetzen dute (aldez aurretik higienizazio eta konpostatze tratamendua emanda). 2013. eta 2018. urteen artean, mota horretako komon bana eraiki genuen eskola bakoitzean.

Ordutik, urtero, Jimmy Katende bertako koordinatzaileak prestakuntza-tailer batzuk egiten ditu eskoletan. Tailer horietan, ikasleek errauts-kubeta bat gehitu behar dutela gogorarazten dute (eskolako egurrezko sukaldetik datorrena;), gorozkiak deshidratatzeko eta pH-a altxatzeko, horrela usain txarrak eta patogeno fekalak desagerraraziz (Neiker-Tecnaliako laborategietan egindako analisien arabera). Urtero, eskularruak eta maskarak banatzen ditugu, beheko depositua beteta dagoenean segurtasunez atera dezaten.

32288c08-bcac-4dca-93a0-537401844cd3

Primer monitoreo del 2021, tras el parón por la pandemia

Tras la llegada de la pandemia, ha sido difícil poder realizar la visita de monitoreo como hemos hecho hasta ahora. La situación para viajar no era fácil así que desde febrero del 2020 no habíamos tenido la oportunidad de viajar a terreno. Por fin, este agosto dos voluntarios, Iker Esteban González y Gaizka Cabrejas Garay, han podido viajar a Uganda para poder hacer el seguimiento habitual in situ. Los voluntarios ya están de vuelta tras su gran trabajo!

El objetivo de la visita es realizar un monitoreo de los avances de las actividades previstas para el 2021. Han visitado los 11 grupos del proyecto de Mujeres Ganaderas para conocer de primera mano el avance de este año, así como las sugerencias y preguntas que pudieran tener las participantes. Este año, hemos introducido una nueva actividad en el grupo de mujeres. Hemos comenzado con pequeños talleres de costura. Esta ha sido una actividad sugerida por los grupos, por ello este año, gracias a la financiación recibida, decidimos comenzar con 4 grupos como programa piloto. El éxito y la acogida que ha tenido lo han podido comprobar los voluntarios. De modo que vamos a ampliar la compra de maquitas a otros 2 grupos mas.

Por otro lado, han visitado las 8 escuelas dentro del proyecto de “Escuelas Agrosostenibles”. Este curso escolar, se ha incorporado al proyecto una nueva escuela, Nakapinyi, situada en Mukono, gracias al nuevo apoyo financiero de la empresa Arflu (Imagen 1).

Este año hemos podido completar la construcción del baño seco en esta nueva escuela. Sin embargo, como las escuelas todavía permanecen cerradas, los talleres del uso del Escosan los aplazamos para cuando el alumnado vuelva al centro escolar.

Los voluntarios también han hecho la labor de cartero s (Imagen 2). Durante el curso escolar 2020-2021, se recogieron las cartas que habían escrito en inglés los niños y las niñas de las escuelas de Euskadi, con el objetivo de incentivar la mejora del dominio del idioma, y realizar un intercambio con alumnado de Uganda. Tras realizar una charla informativa sobre el proyecto en las escuelas participantes (Plentziako Eskola, Gorlizeko Eskola, Ignacio Aldekoa Eskola, La Salle Bilbao Ikastetxea, Lauro Ikastola, Otxandio Eskola), Iker y Gaizka, por fin han podido repartir las cartas escritas por los niños y niñas en Euskadi. Lamentablemente, por no haber podido viajar antes, esta iniciativa no se ha podido retomar hasta el momento. Pese al retraso, los voluntarios nos cuentan que las niñas y niños en Uganda ¡las han recibido con muchísimas ganas y llenos de ilusión! Ya están deseando responderlas de nuevo y continuar con el intercambio.

Memoria2020_portada

Memoria de actividades 2020

El año 2020 sin duda ha sido un año complicado. Un año frustrante y que, sin duda, a mu-chas personas nos ha hecho replantearnos las verdaderas prioridades de la vida. A pesar de las dificultades que nos ha planteado la pandemia COVID-19 en el desarrollo cotidiano de nuestros proyectos, los desafíos nos han hecho crecer. Tras casi una década de trabajo en Uganda, hemos dado un paso de gigante y nos hemos consolidado como una asociación sin ánimo de lucro, SALUGANDA ELKARTEA. Esto ha sido gracias a todas las entidades colaboradoras que nos han apoyado desde nuestros inicios, a aquellas que se han ido sumando, creyendo y apostando por nuestro trabajo, y a todas las personas voluntarias que aportan su tiempo, ideas y motivaciones. Y a partir de ahora, podremos seguir avanzando también gracias a ti, a todas las personas socias/os.

2020 será para siempre el año de la COVID, una pandemia que no entiende de fronteras, pero que marca un antes y un después en SALUGANDA. A pesar de nuestra motivación y trabajo por dar el paso a ser una asociación, hemos tenido muchas complicaciones para poder desarrollar nuestro trabajo como es debido. Hemos intentado reaccionar con rapidez y centrarnos en las prioridades que nos iba marcando la pandemia. Pero lamentablemente, no todo el mundo hemos sufrido su impacto del mismo modo. Las personas más vulnerables han sido las más expuestas, las que más han sufrido los confinamien-tos, por la paralización de las escuelas, de los recursos, de la actividad económica, por la necesidad de encontrar soluciones a todas las dificultades que iban surgiendo.

De este año nos quedaremos con los aprendizajes, con los retos que han surgido y con la motivación de volver a dar un impulso a todos los proyectos que venimos desarrollando en los últimos años. Seguiremos centrándonos de manera prioritaria en las familias y el alumnado que forman parte de nuestros proyectos, y especialmente en las mujeres y las niñas, quienes han sufrido un impacto mayor a causa de la pandemia.
Aquí puedes descargarte la Memoria de actividades de SALUGANDA ELKARTEA 2020.

¡Muchísimas gracias por acompañarnos en este camino!

Un fuerte abrazo,
Equipo Saluganda

Calabazas2020

¡Gracias por apoyarnos comprando calabazas solidarias!

Un año más, nos animamos a cultivar y vender calabazas ecológicas, con el objetivo de recaudar nuevos fondos para el proyecto. A día de hoy, hemos conseguido 1373€ que estamos destinando principalmente a la compra de material anti-Covid 19, de acuerdo a las exigencias del Ministerio de Educación ugandés para reabrir las escuelas. La compra de termómetros, geles hidroalcohólicos, nuevos pupitres para mantener la distancia, etc nos han permitido reabrir las 7 escuelas del proyecto para los alumnos y alumnas del último curso, que al menos así podrán preparar sus exámenes de graduación.

Pero es muy importante que todo el alumnado pueda volver a estas “escuelas sostenibles” donde, además de recibir una educación de calidad, cubren sus necesidades básicas de alimentación e higiene. Por esta razón y ante la ausencia de los niños que se encargan normalmente de cultivar sus propios huertos escolares,  también estamos alquilando maquinaria para trabajar la tierra y asegurarnos el alimento necesario cuando, por fin, se les permita volver a clase.

Por tanto, gracias de corazón a cada una de las personas que nos habéis ayudado a mitigar los efectos de la pandemia, mediante la compra de estas calabazas. Gracias especialmente a las y los trabajadores de Neiker-Derio que se volcaron en masa con la iniciativa, así como a la plantilla de Lancor 2000 y los bomberos de la Diputación Foral de Bizkaia. ¡Que sepáis que aún nos quedan calabazas por vender! Asimismo, aprovechamos para informaros de que hemos abierto una nueva vía de participación en el proyecto. ¡Hazte colaborador/a!