EDUCACIÓN

SISTEMA DE BECAS

El proyecto de Escuelas Agrosostenibles es un proyecto integral donde realiza actividades para una mejora integral y holística de los centros educativos y romper con el círculo de la pobreza. Por ello, cada apartado afecta en la mejora de la calidad de vida de los niños y las niñas para dar respuesta a la necesidad que existe y que puedan tener una educación en una buena situación. A la vez que dotamos a las escuelas de la infraestructura necesaria para desarrollar un ciclo sostenible propio (tanques de agua-letrinas-huertos y ganado), específicamente se establece un sistema de becas para facilitar el acceso a estas escuelas de las niñas y niños con menores recursos económicos de la zona. Iniciamos este programa en 2015 con 258 alumnos; tras las últimas graduaciones, en 2019 se otorgaron 224 becas.

Como siempre, se trata de un esfuerzo compartido: el proyecto aporta  la mitad de sus tasas escolares, los responsables de las escuelas aceptan hacerse cargo de la otra mitad y, lo más importante, el alumnado se comprometen a aprobar sus exámenes y pasar de curso.

MATERIAL ESCOLAR

Al comienzo de cada curso, acompañamos a los responsables de cada escuela a la capital (Kampala) a comprar el material escolar solicitado por el School Committee (profesorado y madres/padres de los alumnos): cuadernos, libros de texto, lapiceros, bolígrafos y un kit básico de matemáticas. Nuestra ayuda anual supone aproximadamente la mitad de sus necesidades anuales; el resto lo aporta la escuela con fondos propios, provenientes de las tasas escolares y de la venta de parte de sus productos ganaderos (lechones, pollos y huevos).

 

Imagen 1. Repasando los datos de los alumnos becados en Kiyindi SDA (curso, edad, domicilio, etc.) y sus calificaciones finales.

INTERCAMBIO CULTURAL

Realizamos un intercambio de cartas con el objetivo de incentivar la mejora del dominio del idioma, y realizar un intercambio cultural entre Uganda y el País Vasco. Tras realizar una charla informativa sobre el proyecto en las escuelas participantes en Euskadi, los niños y las niñas de los centros educativos escriben cartas que posteriormente se entregan en Uganda y ahí escriben la respuesta para trasladarla a Euskadi de vuelta.